Caen suaves hojas grises de otoño
cortando, inocentes, la dulce brisa …
Te ves junto a la playa de la vida
y sientes las olas, su azul sonido,
llegan casi a tu garganta, guerreras,
humedecen imágenes, recuerdos,
con la fuerza de su eco repetido.
Dejarás de ser quien eres, quien fuiste,
y serás lo que aún no eres, eso
y todo al mismo tiempo, cuando entiendas
que aquello que resiste en tu memoria
es la esencia, tu única verdad, mientras
las cosas que ahora sigues recordando
flotan sobre las aguas del olvido.