Sé que de amor me lleno dulcemente
y en voz a borbotones me derramo,
no consigo recomponerme
ante tanto amar en vano,
y es que este despertar no me pertenece
sinceramente, ni a ti tampoco,
pero hay posturas que se desmerecen
cuando la silueta del corazón se parte
y a continuación todo es pura realidad.