En otras vidas,
De las que se solapan y brotan
De cuentos soñados entre momentos,
Vidas ajenas pero infinitamente mías,
Llenas de madera y sal
Y sus llamas impuras,
De magia y locura,
Te vi mil veces en esas vidas.
Y, siguiéndote entre sueños,
Incapaz de colgarme de tus huesos
Porque te hice de la nada,
De la sorpresa y el deseo,
Pierdo el polvo y la sangre
Que me entierran aquí.