Tu esencia impregna mi alma.
Sé que de amor me lleno dulcemente
y en voZ a borbotones me derramo.
Con cada brindis volverás
para recordarme que tu espíritu sigue vivo,
y decorarás mis sonrisas,
y salarás mis lágrimas de azahar.
Meceré tu legado
entre las olas del Mediterráneo.

Nunca lo olvides. Nunca me olvides. Nunca te olvido.