Eras tú o tus hijos.

La fiereza del metal

no distingue

la sangre

y se ha ensañado

con alevosía de áspid.

Y con el mismo cuchillo

ha grabado en la puerta:

¡Qué fácil has venido

a mi voz, y en qué instante!