las cosas que ahora sigues
recordando flotan sobre las aguas del olvido
Es insoportable fingir que vivo
yo habito en las tierras calientes,
aquí donde el tedio es un calor amarillo y pesado
(todos los días son domingo en el mismo desierto)

y nada cielo, nada aquí…
nada, si todo es demasiado y miento.
acaso soledad. Quisiera yo…
que no hubiera caminos,
qué sé yo. Cuando hay caminos
caminos: todo se mueve
las cosas que ahora sigues recordando
y aquí todo repite su poderosa insignificancia.