Vida eterna, osadía,
soledad merecida.
Descansan al fin apoyadas en sus años
las diáfanas almas,
el momento las disipa.
Las cosas que ahora sigues recordando
flotan sobre las aguas del olvido.
Despertad! los verbos se han ido.