Noto la brisa a través de los hierros de mi vieja celda,
el guardia me confiesa en voz baja,
la muerte de las ideas es un hecho.
Otra batalla perdida sin ruido.
Las cosas que ahora sigues recordando
flotan sobre las aguas del olvido.
Caminos devorados por la ignorancia.
La libertad es nudo amargo que no te deja respirar.