Las cosas que ahora sigues recordando
las recordarás en el alma
hasta que el tiempo diga basta

flotan sobre las aguas del olvido
los golpes que recibiste
y que tanto daño te hicieron

sacrificaste tu vida
en sueños que no alcanzaste
pero esta vida a sorbos
valió la pena beberla

con aplomo, sorteaste los malos farios
la muerte me llega, con halo de esperanza
pues el que ha vivido tanto
será bien recibido en la otra esfera