Al filo de la línea imaginaria, cuando
las cosas que ahora sigues recordando flotan sobre las aguas del olvido…
dado a vivir a cada instante
con el ansia del náufrago que mira pasar los navíos sin decidirse
o una forma de acercarse cada mañana a la voz de una multitud
que anuncia, como anuncia un pájaro, que lo suyo no es una jaula
sino el infinito, esa mirada que cruza el arco iris
hasta sumirse en la promesa de unos ojos hechos a semejanza;
o cuando el sol se oculta, la tibieza de un cuerpo latiendo bajo la sábana,
con la certeza de saberse solo a punto de trasponer el umbral
donde la piel se agota…