Las cosas que ahora sigues recordando
flotan sobre las aguas del olvido.
Sé sincero con la mirada
que tus ojos no tiemblen
que este amor pellizcado está perdido.
Guárdate los paisajes dormidos, el cielo a pedazos
las prometidas quimeras, los despojos inescrutables
los insomnios, hechos sueños
también los nosotros.
No intentes cicatrizar
con tus floreadas palabras,
puedes conservarlas.
todos los aunque, el tal vez.
Por suerte, yo ya olvidé.