Sobran esparcidas las ganas, duerme el tedio frente a ti
silencios de tormentas acuden fugaces corriendo el manto
de arcanas pasiones
Lazos apretados constriñen el espíritu de una vida
cerrojos hambrientos franquean tu memoria
Las cosas que ahora sigues recordando
flotan sobre las aguas del olvido
y se desgranan obsesivas
en la estela obscura de mi banal mundo
Rescate arisco con transparentes lianas
sucumbe ante cimiento que se desploma impasible
Donde se hunden nuestras cuitas
riela orondo el insensato porvenir
con ínfulas de pasado.