Estudio la liturgia de tu cuerpo,
el abrazo de piernas congelado,
sé que de amor me lleno dulcemente
y en voz a borbotones me derramo.
Dejo de vivir el miedo
Dejas el temblor
Dejo mi cuerpo
Y en vuelo de lumbres nos turnamos