Sé que de amor me lleno dulcemente
y en voz a borbotones me derramo.
Sé que de amor me ciego en ese tramo
y caigo con el cántaro a la fuente.

Espiral de silencio, paso al frente
del turbador rumor hecho reclamo.
Tristes anhelos que luego embalsamo,
cuando sé que el castigo es ojo y diente.

Busco la luna sin hacer mudanza,
la persigo y agoto direcciones
mientras cae la espada en la balanza.

Sé que de amor expiran las razones,
pero justo cuando a la linde alcanza,
me responde un mosaico de excepciones.