Llueve sangre fría del cielo,
cae mi llanto en tu cabello,
se desliza por tu hombro,
lo acaricias con tus manos,
se evapora el dolor
y,
las cosas que ahora sigues recordando
flotan sobre las aguas del olvido.