“¡Qué fácil has venido a mi voz, y en qué instante!”

                Encontrándonos 

De aquí                                         Para allá

Sin evidenciar horas

Sin ser sombras                                   Ni brizas

Sólo cúmulos de tristes risas, vagando sobre el desierto de este planeta afónico 

 

Aquí nuevamente,

Al abrazo                                                                Al abrigo de tu soledad

viendo pasar los transeúntes como rehenes de esta sociedad

rebozando los bordes, ciego por tanta oscuridad.