Y sabré darme al mundo en este canto
de sabores y luces remanentes
«sé que de amor me lleno dulcemente
y en voz a borbotones me derramo»

Daré un rayo de sol en el ocaso
al arco iris de fuego en el relente
de esos que embriagan y atan suavemente
en roja soledad de lo sagrado