Aquel viaje de niño en el verano,
un libro de piratas que tenías,
el sabor de aquel beso a contramano,
tu primer hijo al empezar sus días.

Tu breve mal ajándote a zarpazos,
aquel oscuro tiempo de ser nada,
el amor desgarrándose en pedazos,
tu madre despidiéndose callada.

Las cosas que ahora sigues recordando
flotan sobre las aguas del olvido.
Nada te ocurre y deja un poso blando
si es algo que has amado o que te ha herido.