esta noche ha llovido y tras la lluvia
los charcos son como metal líquido
mercurio derramado en el asfalto
si los miras ven tu rostro cansado
las cosas que ahora sigues recordando
flotan sobre las aguas del olvido
convertidas en restos del naufragio
de una existencia desvanecida
quieres que una carta marina diga
donde dejaste el recuerdo anclado
rielas el piélago del presente
de una vida que ya es mar de fondo