Lo sé. Soy un canal para Calíope;
una laringe para el sonido de lo bello.
Soy el megáfono que exclama
lo que ella le dictó.

Soy la fuerza que pasa
la tinta del depósito al papel.
Soy la máquina que pone
el sentimiento en un PC.

Sé que de amor me lleno dulcemente
y en voz a borbotones me derramo.

Lo siento : me asombra la grandeza
que cabe en una hormiga.
Lo digo: me arroban la levedad del ser
y la belleza de la vida.