Cómo mágia que nace de la nada
de rama perpétua de olivo
así gira el mundo destellos de mitos caídos
al no sentir ella, lo mismo.

Sé que de amor me lleno dulcemente
y en voz a borbotones me derramo
señor!! déjame ser libre como un niño
que dulcemente me coge de la mano.

Amada que no buscas camino
ya ni grito ni busco tu fragancia
sólo a corazón sentido, seguirá su camino
como aquel viejito que andando, canta.