Sé que de amor me lleno dulcemente,
estoy bailando con la grandiosidad,
abrazando esta nueva euforia,
que me eleva lejos de la realidad.

Muerde mi alma la ilusión,
desgarra mi piel su poder,
solo aquellos que lo vivieron,
murieron para volver a ser.

Está quemando mis entrañas,
consumiéndonos en cada te amo,
Enmudecidas y cómplices las miradas,
y en voz a borbotones me derramo.