Mi verso es un cantar, que en armonía,
ordena de la vida el pentagrama.
La calidez del sentimiento clama
para teñir la gris melancolía.

Cada fibra sensual del alma mía
se entrega a la ilusión que la reclama.
Un cante bullicioso el pecho inflama
y late el corazón por bulería.

«Sé que de amor me lleno dulcemente»,
que el amor es mi impulso y es mi fuente,
es la verdad que con pasión proclamo.

Pájaro en libertad mi pensamiento
en palabras expresa lo que siento
«y en voz a borbotones me derramo».