Las cosas que ahora sigues recordando
flotan sobre las aguas del olvido,
antiguos pecios a merced del viento
que la marea devuelve a tu orilla.

Esta agonía lenta e indefinida
busca sólo el abrigo de tu puerto,
donde aún no se concibe el silencio
salvo en el compás del mar que palpita.