la búsqueda constante de lo que podría ser
la condena eterna a lo que un día fue
sé que de amor me lleno dulcemente
y en voz a borbotones me derramo
pero tras la huida desfallezco lentamente
sentencia el destino la caída del ramo

prados nublados, luz apagada
todo es frío, todo es nada
amar, el peligro del herido
sentir, la condena y el castigo