Con un soplo a cada puerta llamo,
que de sentimientos siembran mi frente;
sé que de amor me lleno dulcemente
y en voz a borbotones me derramo.

Se bañan las palabras en mi mano,
toda pasión bebe en esta fuente;
voy llevando al mundo la simiente
que en mis alas cargara todo humano.

Doy lo que me dieron: viento en calma
cuando la paz crece, la fértil lluvia
en la caricia, sombra a quien la quiere.

Naturaleza soy. Canta mi alma
entre los campos de melena rubia
y en truenos grita cuando el odio hiere.