Escribo pedazos de un alma rota,
que se encuentran dispersos por el suelo y aún cortan.

Escribo las cicatrices,
sobresalientes de mi indigente corazón.

Escribo en honor a la tristeza,
a la soledad y a los micros momentos de felicidad.

Escribo los bombardeos de sentimientos,
en este diminuto cuerpo, donde no cabe todo lo que llevo dentro.

Escribiendo, sé que de amor me lleno dulcemente,
y en voz a borbotones me derramo.

Rectando y descomponiendo todo aquello,
que inunda mi interior, rebalsando cada parte de este cuerpo inerte.

Me armo y me desarmo a través de la escritura,
componiendo versos las heridas se curan.