No veo más que sombras entre el polvo:

ya están aquí las máquinas

para el último asalto.

 

     Con la espada en la mano te he gritado.

¡Qué fácil has venido

a mi voz, y en qué instante!

Cuando el fragor del mundo

te había ensordecido.