No me busques,
no me encontrarás.
No sabías que desde hacía tiempo vivía en tu alma.
No te te dabas cuenta, lo sé.
Ahora gritas tú,
pero me desencadené de ti,
y las cosas que ahora sigues recordando
flotan sobre las aguas del olvido.
Yo cerré los ojos.
No me mires,
no quiero verte.