Las cosas que ahora sigues recordando
flotan sobre las aguas del olvido
y te someten a viejas distorsiones
que te provocan y te transforman en grito,
las noches tristes de olvido;
pero Dios no te enseñó a gritar
cuando un beso olvidado
renace de la soledad, y brotan lágrimas.