Puedes escapar de mí,
de la ciudad;
del brasero incesante de las horas.
Puedes huir del amor
– es tu decisión-;
pero no de las palabras.
Sé que de amor me lleno dulcemente
Y en voz a borbotones me derramo.
Escucha mi canto:
ya estás
dentro del verso.