Por cada mar de recuerdos
hay un océano de olvidos.
Y las mareas van y vienen,
se mezclan, se pierden.
Son esas efímeras corrientes las que llevan a pensar…
Jamás olvides el valor de cada recuerdo,
pues las cosas que ahora sigues recordando
flotan sobre las aguas del olvido.