Sé que quiero ser

el mar
que agita con cada una de sus olas
tu melena.

La sal
que araña terca y blanca
tu piel.

«Sé que de amor me lleno dulcemente,»
cuando se encuentra nuestro deseo
y entre mareas
«y en voz a borbotones me derramo».