Fuego soy….fuego siento.
¡Ardo!.

Mi mirada abrasa;
al tacto quemo.

Tanto arder ardo dentro,
que al diablo no temo
porque el calor que yo emano…
…..apaga el mismísimo infierno.

Sé que de amor me lleno dulcemente,
y en voz a borbotones me derramo;
en calderos de veneno.

Fuego fui, ceniza quedo.