Poema huérfano que no tiene destino
porque a nadie está escrito.
Que vive olvidado en un baúl de cartas sin envío
de autor anónimo, hojas amarillas y deshechas,
corroídas por el tiempo y el descuido.

Poema huérfano, el de tinta invisible
escrito con sigilo y guardado con reserva.
Poema huérfano que carece de nombre, emoción y palabra.

Donde guardaron alguna vez los sentimientos
y las cosas que ahora sigues recordando,
que aún flotan sobre las aguas del olvido.

Un poema proscrito
que no llegó a ver la luz,
porque nunca jamás fue escrito.