Recuerdos de toda una vida
que fluyen corriente abajo,
desgastados por pétreos caminos,
surcos que traza el destino a su paso.

Imagen perenne de rostros pasados
inherentes al tiempo que sin esperarnos,
nos lanzó a las venturas cursando los años
y ahora al final, hacia atrás miramos.

Las cosas que ahora sigues recordando
flotan sobre las aguas del olvido,
tu mente tan pura y tan joven,
tu corazón tan cansado y antiguo.