Una semilla escondida, ahí el trueno
Una raíz encendida, ahí el desvelo
duermen las flores del verano pasado
yacen sombrías sobre un duro suelo

Sé que de amor me lleno dulcemente
y en voz a borbotones me derramo
pero es crepúsculo, gris atardecer
semilla escondida, ahí espero en vano

Manzanas agrias, repliegue de cenizas
amores de verano y líneas de fuga
sobre el talud, la testa inclinada
un velo grisáceo esta balada nubla.