Río:
puro olvido roto,
prolongado y puro instante:
el agua arrastra tu nombre,
el agua olvida,
                         cayendo,
                                         tu nombre.

Río,
¡qué fácil has venido a mi voz,
y en qué instante!