Fue mi amor el que se perdió sobre las calles de tu alma,
el que estaba herido.
Como lámpara cansada de iluminar las negras estancias de un amor perdido;
Como bella cántara volcada sobre un presunto rio de amor sin agua ,muy frio.
Fueron tus cosas las que atraviesan mi memoria por las tardes de un duro estío.
Las cosas que ahora sigues recordando flotan sobre las aguas del olvido. Sobre el adiós de un aire que ya se ha ido.
No se vivir perdido, es que no me sirve de nada ver lo que tú ves cuando te miro,
ya he vuelto a tropezar sobre las grandes piedras del camino.
Ya lo ves.
Ya he sufrido.