Y la palabra,
sola, como noviembre.
Sabrás entonces que
las cosas que ahora sigues recordando
flotan sobre las aguas del olvido.

Y anhelas del silencio
la palabra que te salve
de tu ausencia.