Vivo como un fantasma,
escondiéndome entre los recovecos de lo íntimo
y moviéndome con ausencia
para avanzar mínimamente en este mundo que no deseo
para así, aspirar a un rincón fuera de todo
mientras tú permaneces y
las cosas que ahora sigues recordando
flotan sobre las aguas del olvido
ya que soy un fantasma de nuevo
y bailo entre tu memoria
sumergida
salto en salto.