Las cosas que ahora sigues recordando,
flotan sobre las aguas del olvido,
los sentimientos más escarnecidos,
modelan tu espíritu aplastado
por el dolor, la angustia de los hijos
en la distancia desaparecidos.
Nadan ahora sueños reavivados,
convertidos por monstruos en delirios,
plasmados en tu rostro encendido,
que pronto amenaza con ser borrado.