Me miras y no me ves.
Tu mirada transparente me traspasa
Y me lacera tu silencio de castigo
Las cosas que ahora sigues recordando flotan sobre las aguas del olvido.
No soy yo, ni tú, ni importa nada.
Son arroyos de aire,
Lágrimas de luz.
Nos hemos ido.