Como el tiempo.
Uno, dos, tres… Sin límites.
Son las cosas que ahora sigues recordando,
Porque tus mejillas se sonroja.
Flotan sobre las aguas del olvido,
Las que no dejaron huella,
De lo que nuestros encuentros fueron.
Y como una piedra desnuda queda.