La mañana nos pasa por encima.
Las cosas que ahora sigues recordando
flotan sobre las aguas del olvido.
La evidencia quedó en un ángulo muerto.
Salir adónde.
Ni asoma el sol, ni amenaza la lluvia,
tan solo el miedo gris que en nuestra mente
nos envejece más que las arrugas.