No distingues el sol de la luna.
La oscuridad te acecha y no amaina.
Caminas entre la incertidumbre,
pero pronto llegarás a la cumbre.

Las cosas que ahora sigues recordando
flotan sobre las aguas del olvido.
Pues seremos víctimas del tiempo,
seremos de nuevo unos desconocidos
soñando, siempre soñando.