A veces me rebosa si te amo;
Joven pasión blandeada mansamente,
sé que de amor me lleno dulcemente
y en voz a borbotones me derramo.

Casi en tu luz me ciego y la reclamo,
mi tacto se desboca y torpemente
logro adivinar, lo que en tu mente,
a golpes me marchita como a un ramo.

Mi paso suena lejos, vacilante.
Gosipina memoria que me aleja
en pos de una ilusión que fue humeante.

Certeros los presagios que evocaste,
van y vienen recuerdos encontrados.
Testaruda verdad, la que dejaste.