Apacible amor que embriagas mi mente,
“sé que de amor me lleno dulcemente
y en voz a borbotones me derramo”
gritando al viento cuanto te amo.

Punzante amor, insensible e inclemente,
que hieres el alma, el cuerpo y la mente,
y aun así, de amor me lleno lentamente,
sin importar el dolor que por ello se siente.

Fluctúas en mis brazos y mis labios muerdes,
mi corazón sufre al saber que no me quieres,
pero aun así, sigo amándote locamente.

Al caer la tarde y al ver que tu silueta se pierde,
en las sombras de otro amor al cual perteneces,
lloro a borbotones y aun así, te amo ciegamente.