Sé que de amor me lleno dulcemente
y en voz a borbotones me derramo
Y en caudal entero vierto lo que amo
Para verlo en tu rostro claramente

Yo sé que construiremos este puente
Para que permanezca siempre y llamo
Con tu nombre a tus manos y declamo
En estos versos tu figura ardiente

Sé que la fiera mano de la muerte
Arrebatará con su amargo olvido
Un día nuestro amor, amor más fuerte

Que nosotros mismos: cálido nido
Donde siempre estaría para verte
Entera, tú, ahí. Es todo lo que pido.