El tiempo escurre lento,
desflecado, este fin de verano,
y el viejo cáliz de mi mano
deja ir tu risa vestida de viento

En tus ojos entendí el amanecer,
y tu abrazo infinito cobijó mi sueño,
más ahora soy barrilete sin dueño
…porque a veces toca perder.

Algunas noches llenas de luna
sé que de amor me lleno dulcemente,
y en voz a borbotones me derramo.

Pero casi no bebo de esa pena bruna
tus promesas y caricias olvido lentamente
Y tu nombre, quizás…, ya ni amo.